Chiapas cierra 2016 con ocho de cada 10 trabajadores en la informalidad

A propósito del día del amor y la amistad, en nuestro país las cifras siguen siendo muy dinámicas en cuanto a la vida en pareja y sobre todo las uniones civiles entre las personas.

Esta estructura cambia radicalmente conforme la edad de la población; por ejemplo, gran parte de los hombres jóvenes (15 a 29 años) son solteros (73.3 por ciento), en tanto que en edades más avanzadas el predominio de la población unida es mayor: en los hombres de 30 a 59 años y en los de 60 y más años dicha proporción llega a ser del 79.8 y 76.4 por ciento, respectivamente.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), más de la mitad (58.1 por ciento) de la población de 15 años en adelante se encuentra unida; el 31.4 por ciento está soltera y 10.5 por ciento se encuentra separada, divorciada o viuda.

De acuerdo a las últimas estadísticas mostradas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, (INEGI), durante el 2015 Baja California Sur registró que, de cada 100 matrimonios realizados en la entidad, 27 parejas se divorciaban, señalando que la duración de estos enlaces fue de entre 1 a 5 años.

En las mujeres se observa una configuración diferente ya que su unión se da a más temprana edad.

En el cuarto trimestre de 2016, la población desocupada en el estado se situó en 54 mil personas, de los cuales 36 mil son hombres, y 18 mil son mujeres; un indicador que presentó una disminución respecto al mismo periodo del año 2015.

Dicho número representa el 19.6 por ciento, la cuarta más alta del país, sólo por detrás de Chiapas con 32.32 por ciento, Tlaxcala con 22.11 por ciento y Oaxaca donde el 20.51 por ciento de su población ocupada labora en dicha condición.

Asimismo, hace dos años 123 mil 883 perosnas se dovorciaron.

En los últimos años el número de divorcios ha aumentado en relación con los matrimonios y ello se debe a que un mayor número de personas decide vivir en unión libre, dando paso a menor número de uniones legales. De estos, 123 786 fueron entre personas de diferente sexo y en 97 casos los cónyuges que se divorciaron son del mismo sexo.

La dependencia indicó que en el año 2000, por cada 100 matrimonios celebrados en la media península, se solicitaban 13 divorcios, explicando que fue hasta el 2015 que las separaciones aumentaron hasta tener 27.

  • Jerald Jones