OEA declara que en Venezuela hay una "violación del orden constitucional"

"A los golpes, Venezuela no acepta ningún tipo de intervención y la rechaza", dijo ayer la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, en una conferencia de prensa en la OEA.

- El presidente Evo Morales, quien se encuentra convaleciente tras una operación de la garganta en La Habana, Cuba, aseguró el miércoles que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, es una amenaza para la paz de los pueblos, y advirtió que esa institución regional sumisa a Estados Unidos (EEUU) está condenada a la extinción.

"Creíamos que los golpes de Estado ya eran parte del pasado", afirmó, para añadir que "la OEA no puede responder a los intereses de los más poderosos de la región", denuncias a las que se sumó el ministro asesor para Políticas y Asuntos Internacionales de Nicaragua, Sidhartha Marín.

De esa manera, los firmantes instan a Venezuela a "actuar en los próximos días para garantizar la separación e independencia de los poderes constitucionales y restaurar la plena autoridad de la Asamblea Nacional", según la lectura que hizo del texto la embajadora de Perú, Ana Rosa Valdivieso.

Bolivia, país que asumió el lunes la presidencia pro tempore del Consejo Permanente de la OEA, pretendió infructuosamente suspender la sesión.

Agregó que Venezuela desconoce la sesión del Consejo Permanente de la OEA del pasado 03 de abril, por considerarla "irrespetuosa, clasista, racista y violatorio" contra la soberanía de Venezuela.

El político opositor venezolano se refería así al anuncio del Tribunal Supremo de Justicia de revocar su decisión de asumir las competencias del Parlamento, de mayoría opositora, un fallo que encendió alarmas nacionales e internacionales.

Almagro ha urgido al Gobierno de Nicolás Maduro a convocar a elecciones y, mientras tanto, impulsa la aplicación a Venezuela de la Carta Democrática Interamericana de la OEA, un mecanismo complejo que pudiera acabar con la suspensión del país, para lo que se necesitaría el apoyo de 24 de los 35 miembros de la organización.

"Hoy me veo obligado a advertir al gobierno de Venezuela que los demócratas del continente no aceptaremos pagar con sangre venezolana las deudas de democracia, libertades, prosperidad, Constitución y derechos", expresó.

  • Lola Watson