PERÚ: Facebook: así inició EE.UU. ataque con misiles en Siria

"El uso de armas químicas es un crimen de guerra y de lesa humanidad suscrito por los tratados internacionales y debe ser condenado por toda la comunidad internacional", añadió el mandatario al respecto.

A su juicio, la acción de EE.UU. ha dado "un golpe mortal" al mecanismo de investigación internacional que se ha ocupado de anteriores casos en Siria y a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que está trabajando en lo sucedido en la localidad de Jan Shijún.

Conde, coordinador y coautor del libro Siria en el torbellino de Oriente Próximo, afirmó que si la decisión de lanzar 59 misiles desde buques de guerra en el Mediterráneo contra una base aérea en Shayrat, provincia de Homs, fue tomada por los militares estadounidenses, "se trata de una evaluación sumamente torpe, porque no veo de qué manera le puede servir a los intereses estratégicos de EE.UU.", afirmó.

Irán, otro aliado de Damasco, "condena enérgicamente" el bombardeo estadounidense.

El gobierno sirio calificó el ataque como "una conducta TEMERARIA e irresponsable".

En diálogo con la BBC, Barazi dijo no estar "sorprendido" que "Estados Unidos e Israel apoyen este terrorismo".

Trudeau también indicó, durante una comparecencia en el Parlamento canadiense, que hoy habló por teléfono con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre el ataque.

Para Delattre, el ataque estadounidense es una "respuesta legítima" a la utilización de armas químicas, de la que París responsabiliza al régimen de Bachar al Asad.

Mientras el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, celebró los ataques y llamó a tomar medidas suplementarias.

En ese sentido, María McFarland Sánchez-Moreno, codirectora en Estados Unidos de HRW, expresó este viernes: "si Trump está genuinamente preocupado por las miles de víctimas de Siria, debería retirar la orden ejecutiva que detendría el reasentamiento de los refugiados sirios en Estados Unidos". Según el diario The Washington Post, la decisión de Trump acorta la intensidad de un complicado conflicto regional, aumenta el riesgo de enfrentamientos con Rusia y generará un vigoroso debate sobre el papel de Estados Unidos.

Los servicios secretos estadounidenses establecieron que los aviones que realizaron este ataque salieron de la base Al Shayrat, conocida como un lugar de almacenamiento de armas químicas antes de 2013, según el Pentágono.

Los dos líderes coincidieron en que no se puede permitir que continúen impunes los atroces ataques químicos.

En Noruega, el jefe de la diplomacia, Børge Brende, juzgó que "el ataque estadounidense envía una señal clara al presidente Asad", quien debe "cesar los ataques contra civiles inocentes".

  • Lola Watson