La OPAQ inicia investigación sobre el supuesto ataque químico en norte Siria

Japón es otro de los países que se suman al apoyo de la determinación hecha por el gobierno estadounidense para no permitir la proliferación o el uso de armas químicas, luego de un ataque con misiles estadounidenses contra una base militar siria.

Rusia no comparte las acusaciones de Occidente contra el presidente sirio, Bashar al-Assad, a quien Washington responsabiliza por un ataque químico días atrás -presuntamente con gas sarín- que provocó varios muertos en la provincia siria de Idlib.

Los tres sirios murieron en Turquía tras ser llevados al país para que recibieran tratamiento tras el supuesto ataque con gas químico en Idlib.

Se trató de la primera acción militar directa de Estados Unidos contra el régimen de Damasco.

Mientras que el representante permanente alterno de Siria ante la ONU, Mounzer Mounzer; negó que el ataque fuera llevado a cabo por las fuerzas del gobierno.

Sierra señaló además que se ha actuado contra Siria sin que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), organismo internacional mandatado para velar por el cumplimiento de la Convención sobre Armas Químicas, haya realizado una investigación imparcial, objetiva, transparente y despolitizada sobre el caso.

El bombardeo de anoche, el primer ataque deliberado de Estados Unidos contra fuerzas del presidente sirio, Bashar Al Assad, fue rechazado por Rusia, Irán y China, pero respaldado por la oposición política y armada siria, que expresaron su deseo de que marque un quiebre en más de seis años de guerra arrasadora.

La FFM se creó en 2014 en respuesta a las persistentes alegaciones de ataques con armas químicas en Siria.

"No puede permitirse que estos horrendos ataques continúen con impunidad", indicó.

Occidente y sus aliados acusaron a Damasco de utilizar armas químicas en Khan Sheikhun, provincia de Idleb, con saldo de decenas de víctimas fatales, muchas de ellas niños, aunque sin presentar pruebas.

El embajador francés ante la ONU, François Delattre, dijo hoy a los periodistas que si Rusia veta el texto tendría una "responsabilidad terrible ante la Historia".

  • Lola Watson