Se terminó la era de la paciencia

"Tendremos la más dura reacción contra los provocadores", agregó.

En una conferencia de prensa celebrada en la sede de la ONU, In-Ryong acusó a Estados Unidos de perturbar la paz y la estabilidad en todo el mundo, y afirmó que era "totalmente claro" que este país estaba empeñado en provocar una guerra contra el régimen de Pyongyang.

"Se han vuelto histéricos con el despliegue de 300 mil soldados en Corea del Sur y un arsenal nuclear suficiente para empezar una guerra", dijo aludiendo al envío del portaaviones nuclear Carl Vinson a la península de Corea. Declaró que EE.UU. ha creado una situación peligrosa en la región, en la que una guerra nuclear puede estallar en cualquier momento.

La cita, que estará presidida por el jefe de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, es para Pyongyang una muestra de los "dobles estándares" del Consejo y un intento de justificar las posturas de Estados Unidos e impulsar más sanciones.

ZONA DESMILITARIZADA, Corea del Sur (Reuters) - El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, emitió el lunes una severa advertencia a Corea del Norte, al afirmar que los ataques del Pentágono en Siria y Afganistán demuestran que la resolución del Gobierno de Donald Trump no debería ser puesta a prueba.

"Hubo un periodo de paciencia estratégica pero ha terminado", añadió.

"Corea del Norte haría mejor en no poner a prueba su determinación, o la potencia de las fuerzas armadas de Estados Unidos en esta región", explicó Pence. Queremos ver como Corea del Norte abandona su imprudente camino en el desarrollo de armas nucleares.

De momento Trump parece estar apostando a la ayuda que China pueda brindar para resolver la crisis derivada de la determinación del régimen de Pyongyang para continuar con sus pruebas con misiles balísticos.

Y con esta dos pruebas a su favor, la mano derecha de Donald Trump "recomendó" a Corea del Norte a no desafiar al presidente de Estados Unidos.

Mike Pence, que llegó el domingo a Corea del Sur, se desplazó este lunes a la frontera entre las dos Coreas.

"Espero que no haya pasos unilaterales de Estados Unidos como en Siria", dijo el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, después de que a principios de abril Washington bombardease una base aérea del Ejército sirio en represalia por un presunto ataque químico contra una localidad controlada por los rebeldes.

Por su parte China se expresó a favor de reiniciar las negociaciones con Corea del Norte.

  • Lola Watson